Comunidad de diseño web y desarrollo en internet

Villavicencio, Cristalab en Parquesoft y batallas a muerte

Villavicencio, linda y caliente ciudad a unas 3 horas y media de Bogotá por carretera. Famosa por su carne a la llanera (Que probé en extensión y profundidad), por ser el lugar de Colombia que involuntariamente más conocen las extranjeras (Es donde grabaron "Pasión de Gavilanes") y por ser la sede del Encuentro de Ingeniería que organizaba el complejo de software más grande de Latinoamérica, Parquesoft. Cristalab estaba invitada.

El "Encuentro" eran varias conferencias divididas en tres días llenos de diversión freak para toda la familia. Desde bioinformática y redes neuronales, presentación de juegos (exitosos) para Xbox hechos en Colombia, hasta Rich Internet Applications en Flash (Conferencia dada por una persona que desprecio infinitamente) y consejos para desarrollo de Software de la boca de un evangelizador de Microsoft.

Primero hablemos de comida. El primer (Y segundo) almuerzo fue carne a la llanera, un plato curioso. Es una carne al carbón bastante gruesa, pero bordeada de ciertas secciones de la res que, en mi opinión, no son comestibles. Requiere años de especialización en aislados monasterios poder comerla de manera efectiva. En la noche me encontré con compañeros conferencistas, directivos de Parquesoft y otras personas interesantes que a largo plazo significan beneficios de medidas inconmensurables. El dueño del hotel nos invitaba a todos a otro plato típico (Según él) de la región. Gallina.

Uno puede decir que las investigaciones en genética están avanzadas. Uno puede asegurar que los alimentos transgenicos a largo plazo serán beneficiosos para la humanidad. La gallina que comimos aquella noche parecía un horrible experimento fallido con el genoma aviar. Un pobre pollo cuyas piernas NO tenían carne (Reitero, NO tenían nada) y con un sabor similar al chicle sin sabor. Uno de nuestros compañeros sólo acertó a decir que eran "Gallinas corredoras". Que viva el atletismo.

El segundo día vi al "CEO" de Inmersion Games. Una empresa desarrolladora de videojuegos, nacida de Parquesoft y con un crecimiento impresionante en 4 años. Habló del proceso de desarrollo profesional de videojuegos, los problemas inherentes a la industria, etc. Resumiéndolo todo, mostró esto:


Cell Factor: Revolution para Xbox 360. La gente quedó muda y sin palabra alguna que decir. Yo pude articular un "mierda" y luego decidir que tendría que rehacer mi presentación de Cristalab. De alguna manera tenía que superar o por lo menos igualar la conferencia de este tipo. Aunque a día de hoy no puedo incluirlo en mi lista oficial de personas no deseables en el mundo. Demasiado admirable su trabajo en perspectiva a su dedicación.

Después de un remake de mi presentación que terminé a las 4am, era el día. Tenía sueño, tenía hambre, quería quedarme en el hotel, pero hay algo que ningún ser humano sobre la tierra puede resistir y que inevitablemente me llevó de regreso al salón de conferencias ese día. Groupies.

En la divertida sesión de dos horas y media, hablé de Cristalab, de Mx (Sí, de Mx), de Cristalab rosa, del concurso Freakest, de mis avatares en el tiempo, del horrible primer logo de Cristalab, de nuestras troposcientas mil visitas diarias, 200 tutos y el zillion de dólares que gano a diario vendiendo helados en el garaje de mi casa.

Luego charlé de Flash, de Flex, de lo cool que somos los que lo usamos y del olor de la gente que programa RIAs en AJAX. Mostré como hacer dos aplicaciones en Flex y realicé, en vivo, un programa que generaba números aleatorios. El programa lo usé para regalar dos camisetas de Cristalab y rifar casi diez posters promociónales de Cell Factor Revolution.

Una vez terminada, varias personas (En su mayoría del género humano que le gusta el color rosa) se acercaron a mí para preguntarme cosas de Flex, el Mac que usaba y el número de mi habitación en el hotel. Entre ellos había dos muchachos que miraban de lejos incrédulos. Eran dos Clabers, se les notaba en la cara (Y en la falta de seres vivos con cromosomas XX a su alrededor). Miraban con curiosidad hacía donde estaba. No lo decían, pero era claro que sus rostros gritaban "¿Freddie es ese cabrón? No puede ser".

Finvara y jatrix13 al fin se me acercaron. Me pidieron la camiseta que traje para uno de ellos. Se la entregué a jatrix13. Se la cobré. Él sabía que no tenía opción. Me pagó. Sonreí.

Entonces conocí a mi Némesis.

De la nada, entre las sombras, una persona oscura y lúgubre, que había llegado en avioneta a Villavicencio (Y en 10 minutos, el maldito) había aparecido. Se llamaba Hernan (Debí imaginarlo) y era el encargado de la siguiente conferencia. ¿Su profesión? "Especialista en productores de software para Microsoft". ¿Su misión? Arrastrar al lado oscuro cuanto programador pudiera para convencerlo de desarrollar en la plataforma .NET. Ofrecía "becas" y "financiamientos" de Microsoft para los jóvenes proyectos que nacían en las universidades y aseguraba "promoción gratuita en conferencias de Microsoft" a aquellos que cambiaran de herramienta para su tesis y usaran .NET. No tenía opción, debía eliminarlo por la gran justicia.

El sueño hace que a partir de aquí la historia no esté muy clara en mi mente, pero creo que estos fueron los hechos: En la mitad de su conferencia, logré escabullirme detrás del escenario. Di la orden a uno de mis francotiradores que tuviera su mira lista a cualquier contramedida que mi enemigo pudiera haber distribuido. Por supuesto, como "especialista" entrenado de Microsoft, él había colocado otros francotiradores en puntos estratégicos que yo no había imaginado. Eran los suyos contra los míos listos a aniquilarse entre ellos al primer disparo. Preferí no sacrificarlos y contuve mis ganas de una estocada limpia a la espalda del sujeto.

Tonto de mí, subestimé a mi enemigo. Una vez terminó su conferencia, le dieron la palabra a un integrante de parquesoft que quería mostrar una metodología para desarrollo de sistemas basados en conocimiento. Atrás del escenario vi como Hernan de Microsoft salía del escenario e iba a los vestidores por agua. Lo seguí sigilosamente, apunté mi arma y disparé al omoplato derecho. Fue entonces cuando recordé que los empleados de Microsoft son obligados a vestir camisas hechas de nanotubos de carbono. La ojiva de mi disparo se aplastó contra su espalda. Hernan notó mi presencia, blandió su espada y cargó en mi contra. Recordando los años de práctica en Aikido, salté por encima de su corte, tomé el mango de su espada y logré desarmarlo. Una batalla épica siguió a esos hechos donde nuestros puños se encontraban a cada momento. Al igual que él, yo vestía un exoesqueleto de nanomáquinas de diamante inteligente que reorganizan su estructura dependiendo del punto de impacto.

Con el tiempo fuimos perdiendo energía. Su técnica de Dragón Flameante era rival digno de mi Puño de Degollante Justicia. Si seguíamos así tendríamos que recurrir a encantamientos de antigua magia shaolin que concluirían la pelea, pero matarían demasiados inocentes y probablemente se derrumbaría el lugar. Microsoft es un ejemplo a temer en entrenamiento laboral. No quiero imaginar cómo son sus entrevistas de trabajo.

Con el 80% de los bastidores destruidos y algunas flamas menores de las que afortunadamente el público afuera aun no se había percatado, perdí rastro de mi oponente. Saltó detrás de una nube de humo y no lo volví a ver desde entonces. Seguro se devolvió en avioneta a Bogotá el desgraciado.

Limpié los escombros y quemaduras de mi ropa y volví al salón para presenciar uno de los más hermosos actos de la humanidad. Las charlas habían terminado e iban a empezar a rifar las cosas que quedaban: Gorras de Windows Vista, memorias USB de Office 2006, posters de CellFactor y CDs de Ubuntu (Después de la conferencia de Microsoft). Gerson Montenegro, animador oficial del evento y antiguo BOFH de Cristalab (Que negó tres veces nuestro santo nombre antes del amanecer y por ello vive en pecado por los siglos de los siglos amén) se paró en frente de aquel publico y preguntó: "¿Quieren que Freddie haga las rifas?"

Sé que es difícil para ustedes, pero imaginen si pueden, por un instante, lo que se siente que 600 personas griten "Freddie, freddie, freddie" al unísono. Es, por no decir más, interesante.

Fueron 3 días llenos de diversión sin límite que difícilmente olvidaré. Grandes conferencias, grandes temas y sobre todo tú, Hernan de Microsoft. No he olvidado nuestra deuda pendiente y... No importa como, voy a encontrarte y te acabaré.

Porque soy la Justicia.

¿Sabes SQL? ¿No-SQL? Aprende MySQL, PostgreSQL, MongoDB, Redis y más con el Curso Profesional de Bases de Datos que empieza el martes, en vivo.

Publica tu comentario

El autor de este artículo ha cerrado los comentarios. Si tienes preguntas o comentarios, puedes hacerlos en el foro

Entra al foro y participa en la discusión

o puedes...

¿Estás registrado en Cristalab y quieres
publicar tu URL y avatar?

¿No estás registrado aún pero quieres hacerlo antes de publicar tu comentario?

Registrate