Comunidad de diseño web y desarrollo en internet

Don Liborio prueba: Twitter

Don Liborio es el nuevo miembro del equipo editorial de Cristalab. Octogenario nacido en Sativanorte, Boyaca, decidió que nunca se es demasiado viejo para entrar a la web. Y ya que muchos (a su juicio) degenerados sin oficio eran bloggers profesionales, decidió que él podría tomar el trabajo. Con este empieza una serie de artículos que analizan la web según Don Liborio.


Mi nombre es Liborio del Restrepo Arango y Gomez. Tengo 84 años, pero mi cédula dice que 87 porque la falsifiqué a los 15, pa casarme con Trinidad, mi prima. Tuvimos 18 hijos hasta divorciarme de ella por tener un labio torcido. A mis 33 años conocí a Doña Teresa, el amor de mi vida. Ella murió de cáncer de utero en el 86, cuando el papa vino al país. Desde entonces he visto a los jóvenes enviciarse con cualquier pendejada.

Del atari pasaron al gameboy, del gameboy a volverse emos y de los emos a los condones con chuspe y turupe. Ahora todas las modas son en internet, por eso me moví pa allá con la ayuda de Juan Pablo Alexis, mi nieto más querido. Cuando el desgraciado me puso el ADSL, experimenté con los chats de uol. Dos argentinas de trece años me ofrecieron cybersexo. Resultaron ser policías encubiertos que al llegar a mi casa me explicaron mejor que era eso de "violación estatutaria".

Ahora están con eso del Tuiter. El Tuiter es esta vaina chiquita, que pa que la gente no piense mucho, lo limitan a 140 letras. Supuestamente uno le dice qué está haciendo, pero seguro es otro truco del gobierno para saber si uno evade impuestos. Yo empecé a escribir mentiras, como me enseñó mi papá cuando la violencia.

Al registrarse, le piden a uno dizque un "CAPTCHA". Eso como que es una prueba de lectura pa saber si uno no es bobo. Y ahora sí, a escribir que estoy haciendo ¿Pues que estoy haciendo? ¡Estoy abriendo esto, carajo!


Uno empieza a escribir y escribir y eso no pasa nada. No le hablan a uno y eso que el Juan Pablo me enseñó que a le hacen "réplis" y sigue gente. Me enseñó que cuando mucha gente escribe la misma idiotez, eso es un "Trendintopic". Me le metí a uno a ver qué pasaba.


Y eso me empieza a seguir un montón de viejas tetonas que a ver si quería viagra y a mandarme réplis de descuentos en "groceries". ¡Yo qué descuento voy a querer en groserías! Empecé a bloquear a toda esa gente hasta que me llegó el mensaje del director de este periódico (¿Si es para un periódico esto, Juan Pablo? ¿Es de derecha o de los arremuescos esos? ¿Por qué me mira así Juan Pablo? Sin burlarse). Como a mi me respetan, tuve que responderle y ahí aprendí que los réplis también se dan.


Me contaron que si uno respeta a alguien tiene que hacerle erreté, pero yo no erreteo a nadie desde que mi Teresa murió en el 86. Y que se pueden poner fotos por el tuiptic, pero yo desde las argentinas de trece años no le creo a nadie. Eso sí, no me explicó si podía recibir un fax semanal con los réplis a mi tuiter. Sólo se murió de la risa, seguro por toda esa parranda de marihuaneros de los amigos, que lo están pervirtiendo.

¿Pa qué mandar 140 letras a la novia cuando la puede llamar a mandarle un pico? ¿Por qué erretear cuando es más bueno invitar a un par de chelas en la esquina? Si es que les da sarna si salen de la casa y les da el sol. Pero hasta afuera se puede tuitiar con eso de las aplicaciones pal aifon. Yo sí sabía que desde que Bush perdió la guerra del terror se nos iba a petaquear el mundo.

Eso sí, ojala tuiter ponga el servicio de fax. Si no, es muy difícil que triunfe en este mundo moderno.

@donliborio

¿Sabes SQL? ¿No-SQL? Aprende MySQL, PostgreSQL, MongoDB, Redis y más con el Curso Profesional de Bases de Datos que empieza el martes, en vivo.

Publica tu comentario

o puedes...

¿Estás registrado en Cristalab y quieres
publicar tu URL y avatar?

¿No estás registrado aún pero quieres hacerlo antes de publicar tu comentario?

Registrate