Comunidad de diseño web y desarrollo en internet

Shadow Warrior Chronicles: Freddie® en Medellín

Este webmaster se disculpa de antemano por el lenguaje soez que a continuación será expresado en estas cortas palabras. Pero a la mierda, yo hablo como se me de la gana en situaciones como esta, que alguna ventaja ha de tener pagar el puto hosting. Amen.

El martes pasado a las 06:30am salía mi vuelo. Tenía un viaje de negocios a Medellín/Colombia en el que la misión era supervisar el montaje de un stand que mi agencia le vendió a una empresa de la que no hablaré, pero que diré que está dirigida por Yakuzas. Dejo como ejercicio al lector averiguar que empresa es.

El lunes anterior tuve un trabajo que no pude entregar y por el que trasnoché, llegando a no dormir nada y a no terminar el trabajo. Desesperado, arreglé lo que pude para que medio funcionara, lo envié a mi otro cliente, me bañé y me fui al aeropuerto porque ya eran las 5:30am.

El vuelo de mierda salió a las 8:20am por un “problema meteorológico”. No solo eso, sino que el vuelo aterrizo en Rionegro, una ciudad que queda a una hora de Medellín por carretera.

A las 10:30am, llevado, con sueño y ganas de matar y beber sangre, me dirigí a las oficinas de carga pesada de mercancía a ver si habían llegado las cajas y demás paquetes del stand. Todo parecía en orden excepto que las cajas eran inmensas, la estructura metálica venía ARMADA y su tamaño era tan masivo que tuvimos que pedir un camión para cargarlo todo.

El camión no llegó.

Afortunadamente, según el folleto que me dieron, el centro de convenciones era a una cuadra de la agencia de carga, por lo que monté todo en dos carritos de acarreo de mercancía que me prestaron en la oficina de envíos y anduve tal cual reciclador por las calles con mis cajas.

La dirección del folleto estaba mal. El evento era en la plaza de exposiciones, un centro inmenso a diez kilómetros. Hay que ser hijo de puta para, en estas condiciones, con sueño, cansancio de viaje y una tonelada dividida en carritos, escribir mal la dirección en el folleto.

¿Ya les conté que NO tenía hotel y que al mismo tiempo cargaba con mi maleta de viaje?

El hecho es que llegué al medio día al centro de convenciones ese. Contratamos a una empresa de montaje de eventos para que armara el stand, así que descargué las cajas y demás, la estructura inmensa, etc. Salí a buscar a la gente de logística, ellos me acercaron hacía el supervisor de los que montan los stands, hablé con él y me dijo que no tenía ningún contrato conmigo, que estaban todos sus “muchachos” muy ocupados y que no iba a montar mi stand.

WHAT THE FUCK!?

Busqué otro puto carrito de reciclador, monté en 4 viajes cada caja por partes y lleve todas las cajas de mierda al stand de 3x3. El sueño que tenía era indescriptible, de haber estado en mi casa ya me habría rendido y caído dormido sobre mi suave colchón (Disclaimer: Mi colchón no es suave). No tenía herramientas, no tenía ni siquiera un bisturí para romper las bandas de seguridad que le ponen en los aviones a este tipo de cajas. Mencioné siete veces a la madre del que se negó a montar todo y me puse, con un palito, a torcer los seguros para romper las cajas.

¿Han ustedes enviado una tonelada de carga delicada por avión? Es decir, una estructura completa desarmada, que armada debe verse hermosa, dividida en cajas, embalada por gente mal pagada que trabajan de 4am a 6am. Para resumirles esta historia, unas cajas de luz (Cubos de madera y acrílico con un pendón en vinilo que tiene un banner publicitario e iluminación interna. Como los del metro y eso) se rasparon en todos los bordes, haciendo que estas se vieran horrendas y que mi negocio se fuera a aquel lugar que comparte Satán y la mierda.

Zen.

Conseguí que dos “muchachos” de los que montan stands me ayudaran con el mió por 30 dólares. No sin que ellos repitieran cada 30 segundos como, si el supervisor los veía, los despediría. Conocí todo tipo de insultos y maldiciones autóctonas paisas que me sirvieron mucho ese día. Dos horas después, hasta ahora terminábamos de desembalar las cajas y medio montar los cubos de luz. La alfombra especial del stand exigía ser pegada con pegamento de caucho. Le di dinero al muchacho #1 para que lo fuera a comprar mientras nosotros seguíamos armando todo. Sacamos los 24 tubos de una estructura que permite colocar una pancarta de 3 metros de ancho en la pared. El muchacho #2 vio el plano de montaje de esa cosa, dijo que ya volvía con herramienta adecuada y no volvió. Esperé una hora, ninguno de los dos regresó

Las 3:30pm, con un sueño inconcebible, la boca seca, la lengua ardiéndome por la falta de hidratación, sin haber comido nada desde las 5am, sin haber dormido nada, sudando por el clima de Medellín y la ausencia total de aire acondicionado, amarrando la estructura de mierda con las malditas cuerdas de seguridad que envolvían el embalaje de las cajas. No quiero ver la cara del cliente cuando desarme el stand y vea que por detrás sus pancartas estaban tensionadas por una estructura sostenida por cuerdas con la marca de la aerolínea.

El diseñador industrial (Z <3) que hizo el stand de lucifer parecía haberse ganado el titulo profesional por la compra de 3 panties en promoción. El mapa de armado de la estructura sólo lo entendía él y su madre. Pasé una dulce media hora casi durmiendo sobre el piso, sentado, con un lápiz y un papel que me robé de un stand cercano, tratando de descifrar el mapa. Dan Brown habría envidiado mi capacidad de desencriptar acertijos mecánicos.

A las reputas seis de la tarde arme la estructura y monte el mal nacido pendón de la gran putísima (Esa palabra tiene tilde en la i. Estas son las cosas que vale la pena saber). Dos minutos después volvieron los muchachos a ver como iba y que si les pagaba. Juro por Dios y todo su combo que de haber tenido una llave inglesa le habría inglesado la cara a los cabrones... pero aun tenía que montar una decoración de pared, una mesa desarmable, el techo “de fantasía” y los cubos de luz. Les di ordenes de en que trabajar y me ubique estratégicamente para no dejarlos escapar.

Rogué (Imagine el lector a mi, nacido de la oscuridad y negado por su propia madre, rogando) a un eléctrico de otro stand que me prestara el taladro para hacer algunos agujeros (Y tener un arma con la que amenazar a los trabajadores). Queme la broca del taladro y tuve que pedirle que fuera él personalmente a hacer los huecos. Afortunadamente, la gente de Medellín (A excepción de tres cabrones) son grandes personas.

A las 6:30pm, zombie, sin energía, sin poder sudar o llorar porque no tenía agua en el cuerpo para hacerlo, con la boca totalmente seca por dentro y por fuera, sin haber comido nada, habiendo hecho esfuerzos físicos equivalentes a 12 horas de gimnasio intensivo, cerraron la plaza de convenciones.

- Oís Freddie - decía el mayor de los muchachos -. Vos perdonarás que nos tuvimos que ir, pero es culpa tuya por no haber explicado el mapa ese de las varillas. Si nos hubieras dicho las habríamos hecho pero es culpa tuya.
- Ya... - le respondía al fracasado -. ¿Entonces?
- Entonces pues, la platica que acordamos pues es que ya nos vamos y...
- Tomen.
- Pero oye, no, no nos tumbés así, ¿Diez dólares no más?
- ¿Ah, entonces van a hacer el trabajo completo, van a venir mañana desde las 9am a terminar todo?
- Ah pues es que eso es duuuroFreddie. Pues nosotros como que...
- Gracias entonces - Y me fui.

El Hotel Nutibara, un hotel de estilo victoriano que hace 30 años era un hotel impresionante de esa ciudad. En éste siglo, es un hotel 3 estrellas que le retumba el ascensor y que no tiene Internet... o teléfono funcional.

Me comí una lasagna horrenda que sabía a demonios y me dormí en el acto. Me desperté a las 3am, me tomé un Gatorade entero de la mini-nevera victoriana del 70 que tienen ahí y me dormí de nuevo. Me desperté a las 9am, menté tres maldiciones por dormir tanto y salí corriendo a tomar un taxi para la plaza de convenciones.

El stand era un desastre y tenía 5 horas para arreglarlo. Habían trozos del plástico que usé para amarrar las estructuras por todo el piso, manchas de pegante, aserrín de la madera rota por el taladro, grasa del taladro, un quemón en la alfombra por la broca del taladro que quemé y CERO trabajadores o herramientas disponibles.

El diseñador industrial no dejó enchufes para las cajas de luz (5 cajas), así que tuve que robar cable de otro stand vecino deshabitado y armar una red de provisión de energía en paralelo para que todos los cubos funcionaran con una sola toma. No está de más decir que tuve que armar un destornillador con un pedazo de alambre dulce que había en el piso o que tuve que barrer el stand con mis pies (Sí, raspando la suela del zapato contra el piso). Eran las 12 del medio día, tenía que arreglar los bordes raspados de las cajas de luz.

Se me ocurrió que podía pegarle a los bordes un marco de espejo. Salí hacia el centro de Medellín a buscar una vidriería donde pudieran hacerme un marco con espejo de 40 x 40 cm que tuviera un ancho de 1 cm y obviamente fuera hueco por dentro. La UNICA vidriería de ese sector resultó estar a dos cuadras de mi hotel. Caminar es bueno.

Cortaron sin problemas (Y barato) los trozos de espejo que armaban los dos marcos que necesitaba, corrí a la plaza, llegué a instalar los espejos y el tipo midió por dentro del marco y no por fuera, los 40 centímetros.

La madre que lo parió y toda su maldita descendencia.

Recorrí los diez kilómetros a pie de vuelta a la vidriería y NO estaba el hombre que cortó los vidrios y volvía dentro de tres horas. Ya eran las 2:30pm y si en 30 minutos no estaba en el hotel para el Check-out, me cobrarían otro día adicional. Le pregunté a la administradora, la única persona que estaba ahí, si el vidriero había dejado herramienta, ella respondió afirmativamente, yo me convencí de que era un genio capaz de adaptarme a cualquier tipo de herramienta o trabajo en 10 minutos, me creí vidriero y me puse yo mismo a cortar el vidrio.

¿Sabía el lector que el vidrio se corta con petróleo? ¿Sabía el lector que el vidrio realmente NO se corta, sino que se marca un delgado camino con petróleo, una fina raya que luego se parte como si se partiera una galleta por la mitad? ¿Sabía el lector que yo no tenía ni puta idea de esto y arruiné tres esquinas de los espejos antes de deducirlo por prueba y error?

Llamé al hotel a pedir que por favor me bajaran la maleta de la habitación y no me contaran mi tardanza al checkout como tiempo adicional. Accedieron. Tome mis restos rotos de espejos, compré papel contact blanco, un bisturí y regrese de nuevo a la plaza. Llegué a las 3:30pm. Pegué como pude los espejos, corté cuadrados de un centímetro de papel contact y los puse en los bordes mediocres y rotos que hice de los espejos para disimular mi puesto de vidriero novato. Quedaron hermosos los desgraciados cubos. Barrí por segunda vez, puse un florero para darle un feeling armónico al puesto, robé una silla de otro stand para ponerla como silla adicional en el mió, rogué que al cliente le gustara, encendí los cubos de luz y... se veía hermoso :cry:

Me devolví al hotel llorando de felicidad, con dolores musculares tan exóticos como si hubiera tenido sesiones infinitas de sexo extremo con mi stand por 48 horas (No se aleja de la realidad), comí un sándwich de 5 dólares, una malteada con muuucho azúcar para recuperar energías, hice el checkout del hotel y ya eran las 6:10pm. Sonreí al recordar que por lo menos mi vuelo era en clase ejecutiva y descansaría como me merecía. El vuelo, el vuelo...

El avión salía a las 7pm. El aeropuerto está a una hora y cuarto del hotel por carretera.

Salí del hotel, tomé un taxi intermunicipal, le pedí que se teletransportara y corrió a 110Km/h por una carretera que permitía un máximo de 60. Le pagué, entré al aeropuerto, hablé con la persona del check-in y me dijo que el avión acababa de despegar mientras señalaba al mismo por la ventana corriendo por la pista. Juro por el honor de ésta web que si no fuera por la policía le habría partido la cara a la empleada. Era completamente imposible que todo esto me pasara, algo hice, algo malo (¿Yo? ¿Malo?) en éste universo para que todo conspirara en mi contra. ¿Brujería? ¿Shamanismo? ¿Mal de ojo? ¿Jigoku Shoujo?

Pague otros putos 100 dólares en otra aerolínea que tenía vuelos más tarde para Bogotá, esperé hasta las 8:30pm (Hora del nuevo vuelo) y a las 8pm, la voz gigante dijo que el vuelo venía con un retraso desde Bogotá por las reputas condiciones meteorológicas. Pero esto es el puto trópico ¿Qué mierda de condiciones meteorológicas?

A las 9pm me sentí un héroe al sentarme en la silla de un avión que olía raro (Avianca, clase turista económica), donde sólo me dieron un jugo de mora y donde dormir era imposible con 3 malditos gringos que hablaban y se reían en un lenguaje que para mi, a esa hora, en mi estado mental, era ininteligible. Sospecho que estaban ebrios.

Así termina esta historia, rezando porque el panel no se caiga mientras escribo estas líneas, al calor de mi hogar, pensando en jamás, jamás, vender de nuevo otro stand.

PD. Vendo dos tiquetes Bogotá -> Medellín a mitad de precio. Es en serio :cry:

¿Sabes SQL? ¿No-SQL? Aprende MySQL, PostgreSQL, MongoDB, Redis y más con el Curso Profesional de Bases de Datos que empieza el martes, en vivo.

Publica tu comentario

El autor de este artículo ha cerrado los comentarios. Si tienes preguntas o comentarios, puedes hacerlos en el foro

Entra al foro y participa en la discusión

o puedes...

¿Estás registrado en Cristalab y quieres
publicar tu URL y avatar?

¿No estás registrado aún pero quieres hacerlo antes de publicar tu comentario?

Registrate